Family-arizing

El Proyecto
“Familiarizarse” significa adentrarse al terreno de lo común, de lo habitual, y esto es lo que propone este proyecto. “Familiarizarse” juega en torno al término familia y lo desentraña desde una familia no convencional. “Familiarizarse” abre un impasse en el tiempo, una mirada a nuestra época desde una perspectiva radical, familiarizándose entre otras cosas, con la cotidianidad de la ruptura, con las transformaciones de la continuidad.

Hace diez años comenzaba mi proyecto “Madres Lesbianas” desarrollándolo en un período de tres años, con diez familias encabezadas por dos mujeres, en tres países diferentes: en el Estado Español, Estados Unidos y Holanda. Actualmente me propongo retomar el contacto con las familias involucradas en el proyecto anterior, una vez pasada la década, con el objetivo de poder conversar con los y las hijas de estas mujeres (muchos de ellos hoy jóvenes), y sus madres, para reflexionar sobre la evolución familiar, social y la fragilidad de los lazos afectivos en la sociedad contemporánea.

Contexto social

En 1999 cuando empecé a fotografiar en el Estado Español, la actual ley de matrimonios homosexuales no existía. Por esta razón uno de los objetivos fundamentales era la desestigmatización de este colectivo (el homosexual), cuestionar la institución familiar tradicional mostrando una de las tantas maneras de formar familia.
Hoy en día después de la aprobación y aplicación de la ley de matrimonios homosexuales en el Estado Español en el año 2005, en cierta forma, comenzó la “normalización“ de este tipo de familias. Pero ante esta nueva ley, la función de los medios de comunicación masivos, fue crear un espectáculo de la noticia.
Por otra parte, en California, Estados Unidos, se aprobó el casamiento entre personas del mismo sexo y posteriormente, el gobernador de California Arnold Schwarzenegger vetó esta ley dejando a dieciocho mil matrimonios en el limbo legal.
En Nueva York se permite la unión de las parejas homosexuales regulada bajo la formula “domestic partnership”, pero este tipo de unión no iguala en derechos a los del casamiento, dejando sin derechos sobre los hijos a las madres (o padres) no biológicos, entre otras cosas. El estado de Massachusetts el único estado de Estados Unidos que permite este tipo de matrimonios.
En el año 2000 entró en vigor en Holanda una ley de matrimonio y adopción para parejas homosexuales, lo que igualó los derechos de éstas parejas a la de los heterosexuales.

El matrimonio gay no ha sido legalizado el tiempo suficiente para establecer estadísticas de divorcio. Aún así, según estadísticas realizadas en el período 2005-2007 por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el número de divorcios entre las parejas heterosexuales es casi el doble que las homosexuales en el Estado Español, 0,59 contra 0,96%.
Las estadísticas de divorcio de parejas heterosexuales, según el porcentaje de casamientos, pone a Estados Unidos a la cabeza con 45,8 %, Holanda con 38,3% y al Estado Español con el 15,2%.

CC salvo excepciones señaladas. 2019 Familiarizarse. Diseño web: tallergorilas.com y 7potencias